5 de Agosto de 2018

Ibones - Vértice de Anayet 2.559m

Tipo de ruta: Lineal
Distancia/Desnivel: 13kms/980m
Duración media: 5h00m
Dificultad técnica: Fácil (ibón) – Moderado (Vértice)
Dificultad física: Fácil (ibón) – Moderado (Vértice)

Esta ruta la recomendamos por varios motivos. En primer lugar, transcurre en el 85% de su recorrido al lado del río del Barranco de Culivillas, accesible en todo momento por los perretes, de forma que no es necesario portar mucho agua y pueden ir hidratándose y mojándose durante todo el recorrido. Además, por tratarse el Pirineo Aragonés, si evitamos las horas centrales de mucho calor, la temperatura y el agua nos permite hacer esta ascensión incluso en los meses de calor. El trazado de la senda es muy cómodo hasta los ibones, de tierra y herboso por lo que no resulta abrasivo para los perretes.

 

(Imagen: Bigotes refrescándose en el Río)

La ruta comienza en el parking ‘Anayet’ de la estación de esquí de Formigal. Su acceso está cerrado en temporada fuera de esquí por lo que hay que aparcar el coche justo en la barrera que hay al lado de la carretera y andar unos 2 kms por esta carretera (para deshacerlos a la vuelta). Este es quizá el único inconveniente de esta fabulosa ruta. Hay acceso al rio desde la carretera en varios puntos pero es conveniente llegar algo de agua aquí para los perretes.

Una vez en el parking de Anayet, seguimos una senda muy marcada y con señales rojas y blancas (GR) que no dejaremos hasta el collado que ya nos dirigirá al Vertice de Anayet.

experiencia-canina-ibon-vertice-anayet-02

(Imagen: Vista del Valle y de la cómoda senda que nos conduce a los Ibones de Anayet) 

A partir de aquí, tenemos una ruta disfrutona, con el río accesible en todo momento hasta el collado (pasado los Ibones) , enmoquetada de un manto verde en contraste con el color rojizo de las rocas del río. 

La senda asciende de forma suave hasta un par de repechos un poco más sostenidos llegando ya al Ibón de Anayet que en ningún momento se hacen demasiado largos para personas acostumbradas a andar por montaña.

(Imagen: Ibón de Anayet con el Midi d'Ossau cubierto de nubes)

Y ‘voilá’ … alcanzado el Ibón de Anayet, prepárate para visualizar una de las vistas más espectaculares del Pirineo. Un precioso y gran lago rodeado de praderas herbosas con unas impresionantes vistas del Vértice de Anayet, el Anayet (a la izquierda), el emblemático Midi d’Ossau al fondo y el Espelunciecha a la derecha del mismo.

(Imagen: Bigotes y yo contemplando el Ibon de Anayet y el Modi d'Ossau)

Hasta aquí la ruta es apta para todos los públicos acostumbrados a andar por montaña. A partir de aquí la ruta la he calificado como moderada debido al desnivel acumulado, la pendiente del recorrido en algunos tramos y con terreno descompuesto. Aunque en la parte superior, ya en la senda cimera es fácil y ancho, tenemos cortados en la vertiente izquierda de la misma, por lo que es conveniente que si tu perrete no anda junto a ti para guiarle el camino, lo lleves atado. 

A mano izquierda del Ibón ya podemos divisar dos de las principales cimas de este sector y el collado por donde se suben. El collado se presenta a lo lejos como un paredón a simple vista intransitable de color rojizo, a su izquierda tenemos el Vértice del Anayet y a su derecha, el Anayet. No confundir ambos picos, el Anayet, sin ser un pico de muchas dificultades tiene pasos expuestos y requiere de cierta experiencia, en mi opinión además, no apto para hacerlo con perros. No obstante, disfrutaremos de las mismas vistas desde el Vértice de Anayet, más fácil, sin peligros remarcables y con mucha menos gente.

(Imagen: Luis y Bigotes andando por terrenos de un rojizo espectacular)

Conforme nos acercamos al collado, podemos ver la senda de subida. Lo que hace unos momentos parecía no accesible, nos muestra su senda empinada y zigzagueante sin peligros de exposición.

(Imagen: Collado donde se aprecia la senda con pendiente y zigzagueante)

Una vez alcanzado el collado, podemos ver a nuestra izquierda la senda que alcanza por una arista mucha ancha, la cima del Vértice de Anayet. No te fies, aquí tenemos nuestra mayor dificultad, este tramo de senda es el más empinado y esta bastante descompuesto. La senda transcurre por la ladera derecha por lo que no existe peligro de exposición, eso sí, aquí los perros deberán de ir controlados.

(Imagen: Última subida con fuerte pendiente y terreno descompuesto)

Una vez en la cima… tenemos unas vistas impresionantes.

 

(Imagen: Bigotes y yo en la cima del Vértice del Anayet el Anayet a la izquierda)

Nota: Durante el recorrido vimos ganado (vacas) tanto en el parking de Anayet como en los Ibones de Anayet. Ojo con los perretes.

 

Vida Pla
Experienciacanina.com
info@experienciacanina.com

Facebook Google LinkedIn Twitter

Diseño y desarrollo por: Vida Pla
Patrocinada por: Aitana Multimedia, S.L.
Twitter Facebook Youtube
info@experienciacanina.com