24 de Mayo de 2021

La oxitocina: la hormona del amor

¿Sabías que es la Oxitocina?

La oxitocina es una neurohormona hipofisaria que puede funcionar como neuropéptidos y es sintetizada en la amígdala, entre otros lugares.

La oxitocina reduce la emisión de conductas de ansiedad y los efectos del estrés, y perjudica la consolidación y la recuperación de memorias aversivas. Algunos estudios describieron aumentos en las concentraciones de oxitocina en respuesta a situaciones estresantes de estímulos, como estímulos de miedo condicionados y estrés de restricción (Neumann et al., 2000; Onaka, 2004) o estresores psicosociales (Taylor et al., 2010).

Esta hormona también está asociada con el fenómeno de conductas prosociales como el apego social y la memoria social, es por esto que se le llama comúnmente la hormona del amor, involucrada también en funciones fisiológicas relacionadas con reproducción, como el parto y la lactancia (Higuchi et al., 1985).

Su desequilibrio, se ha asociado con la aparición de trastornos psicopatológicos, como el trastorno de estrés postraumático y la psicosis esquizofrénica en humanos.

En definitiva la oxitocina, es actualmente de gran interés como biomarcador de bienestar y estrés en humanos y animales.

¿Por qué es importante?

Distintos estudios evidencian que la generación de oxitocina ayuda a afrontar situaciones de estrés y ansiedad, así como fortalece las relaciones de apego. Esto es de vital importancia para los tratamientos con problemas de ansiedad y estrés, preparación de distinto tipo de actividades que estresen al perro y prevención de conductas relacionadas con la ansiedad.

¿Sabías que las caricias y contacto social aumenta la oxitocina en nuestros perros?

Además, muy recientes estudios demuestran que la oxitocina de nuestros perros aumenta después del contacto con sus figuras de apego, realizando caricias. Os contamos como en “Changes in salivary oxytocin after stroking in dogs: Validation of two assays for its assessment” realizan este estudio con estas conclusiones.

En este ensayo, los propietarios recolectaron muestras de saliva de 17 perros en 3 momentos distintos:

  • Al inicio de la experimentación
  • Al cabo de 10 minutos de interacción afiliativa con sus dueños, consistente en caricias
  • Después de 15 minutos al final de la interacción afiliativa 

Las muestras utilizadas en este estudio se obtuvieron de 17 perros de diferentes razas (8 machos y 9 hembras; 4 mixtas, 1 Bodeguero Andaluz, 2 Pastor Belga, 1 Doberman, 1 Pointer, 1 Border Collie, 3 Golden Retriever, 1 Brie Shepherd, 1 Fila Brasileiro, 1 Rottweiler, 1 Mastiff) de propietarios voluntarios. Todos los perros estaban sanos, y la muestra de saliva la obtuvieron los propietarios en un entorno cotidiano de su vida diaria en casa, en condiciones estandarizadas. Las condiciones consistieron en que al momento de la caricia, todos los perros estaban en el lugar donde están acostumbrados a vivir, sin haber hecho ejercicio en la última media hora y sin haber comido en la última dos horas. Antes de realizar las pruebas, los perros se dividieron en 2 grupos según un cuestonario realizado a sus dueños de forma que se separaban aquellos perros con mayor afilización a sus dueños de aquellos que tenían menor afiliación.

Los resultados obtenidos fueron el aumento de la concentración de oxitocina después de las caricias con respecto al inicio de las pruebas.

Perros que mostraron una mayor concentración de oxitocina después de las caricias, tenían valores de oxitocina más bajos al inicion que aquellos que no aumentaron significativamente sus concentraciones de Oxitocina. Esto podría indicar que hay perros que necesitan de caricias o afiliación para aumentar sus concentraciones de oxitocina.

Se observó un hallazgo similar por Petersson et al. (2017) en humanos, que apuntaba a que las personas con niveles más bajos de oxitocina tenían una mayor necesidad de aumentar sus niveles de oxitocina para generar sus efectos positivos.

 

Oxitocina y castración

Podría ser previsible que la castración tuviera efectos sobre la estimulación de oxitocina. En "Oxytocin effects on gazing at the human face in retriever dogs" (2020) se estudia de que forma está implicada esta neurohormona en las habilidades sociocognitivas de los perros domésticos y parece ser clave en el comportamiento de la mirada como señal comunicativa. En esta experimentación se sumisitraba oxitocina a perros intactos y castrados y se observaba el aprendizaje que tenían en el entrenamiento de la conducta de mirar para 'solicitar comida que estaba visible pero era inaccesible'. Los estudios se realizaron con perros de la raza Golden  y Labrador Retriever y los resultados fueron que los perros intactos aumentaron la coducta de 'mirar' con el suministro de oxitocina, mientras que no se observaron diferencias con los perros castrados.

Oxitocina y equidad

En "Oxytocin modulates responses to inequity in dogs" (2001) se estudia el efecto que tiene la oxitocina frente a situaciones de inequidad y comportanmientos agresivos relacionados. Los sujetos intercambiaron fichas para recibir una recompensa de comida en condiciones en las que la distribución de la recompensa variaba. Los perros respondieron negativamente a la inequidad, negándose a participar en la prueba cuando su pareja fue recompensada y ellos no. Sus respuestas no podían explicarse simplemente por la frustración, ya que la presencia de una pareja recompensada tenía un efecto significativo en su comportamiento, en comparación con cuando la pareja estaba presente pero no recompensada. Además, después de la ingesta de oxitocina, los perros fueron menos sensibles a la distribución desigual de la recompensa y realizaron ensayos con más éxito que cuando se administraron con placebo. Además, el tratamiento con oxitocina también aumentó la atención de los perros hacia sus parejas y ralentizó sus tiempos de decisión, pero no afectó su nivel de afiliación hacia sus parejas o el experimentador. Juntos, nuestros hallazgos sugieren que la oxitocina modula las respuestas a la inequidad en los perros al afectar potencialmente los procesos de toma de decisiones.

Oxitocina y vínculos social-afectivos

La oxitocina regula muchas formas complejas de comportamiento social y cognición en animales humanos y no humanos. En "Oxytocin promotes social bonding in dogs", se proporciona la evidencia conductual de que la oxitocina exógena promueve comportamientos sociales positivos en el perro doméstico no solo hacia sus congéneres sino también hacia parejas humanas. Específicamente, cuando se les roció con oxitocina, los perros mostraron una mayor orientación social y afiliación hacia sus dueños y una mayor afiliación y comportamientos de acercamiento hacia las parejas caninas que cuando se les roció con placebo. Además, el intercambio de comportamientos socio-positivos con compañeros caninos desencadenó la liberación de ositocina endógena, destacando la participación de la oxitocina en el desarrollo de las relaciones sociales en el perro doméstico. Estos datos proporcionan una nueva perspectiva sobre los mecanismos que facilitan el mantenimiento de lazos sociales cercanos más allá del interés reproductivo inmediato o los lazos genéticos y complementan un creciente cuerpo de evidencia que identifica a la oxitocina como una de las bases neuroquímicas de la sociabilidad en las especies de mamíferos.

Oxitocina y dolor

En "Oxytocin and chronic pain in humans." se hace un estudio acerca de como afecta el suministro de oxitocina en la percepción del dolor crónico. Debe tenerse en cuenta que el dolor tiene una componente emocional que condiciona todas las características inherentes del dolor en cada individuo. Según la International Association for the Study of Pain (IASP), la componente emocional y los sentimientos involucrados en la experiencia doloreosa, tienen tanta importancia en la percepción del dolor como el que subyace de los nocireceptores (sensores del dolor en el cuerpo). Según los resultados obtenidos por Mameli, Yang, Singer et altres los pacientes experimentan una mejoría del dolor como resultado de la aparición de emociones positivas, mejora del afecto y reconstitución emocional, esto es, de la activación de la oxitocina a nivel pre y postsináptico, iniciando una sucesión de eventos que terminan en la liberación de opioides endógenos. Consecuentemente, la oxitocina puede cambiar la condición emocional del paciente, suponiendo una mejora sigfnificativa en la experiencia dolorosa.

¿Oye… y esto como puedo aplicarlo con mi perro?

Lamentablemente, existen aún muchos educadores caninos que recomiendan a sus clientes cosas tales como:

  • Que ignoren a sus perros antes de irse de casa y al llegar a casa con perros que sufren de ansiedad por separación, negándoles la atención a sus emociones.
  • Que no acaricien a sus perros en un estado de miedo (por ejemplo ante una tormenta o ruidos de petardos) porque refuerzan el miedo. El miedo es una emoción que no puede ser reforzada ni castigada, en cualquier caso sería la conducta que adopta el perro ante esa situación.
  • Que metan a sus perros en transportines en casa o ante situaciones de ansiedad por separación, aislándolos del contacto social.
  • Que un cachorro duerma solo en su habitación nada más llegar a casa, generando aislamiento familiar y afiliativo.

Nada peor que no entender el problema de origen para hacer cosas que son totalmente contraproducentes. Estas actuaciones, no van a ayudar en nada a resolver el problema del perro, si no más bien, a empeorarlo. Los perros son animales sociales con necesidades afiliativas desde que nacen. Satisfacer estas necesidades afiliativas, mediante el contacto, caricias, habla suave, acompañamiento social… ayudará a que nuestro perro aumente sus niveles de oxitocina y su cuerpo esté más preparado para afrontar cualquier situación de estrés al que tenga que hacer frente, así como la mejora de sus habiilidades sociales.

Es por esto, que los estudios demuestran que si un perro con ansiedad por separación es acariciado antes del momento de nuestra partida, aumentará sus niveles de oxitocina, ‘droga natural’, que le ayudará a afrontar esa situación de estrés, permitir el contacto social y estrecho con nosotros a nuestros perros ayudará a aliviar el estrés y la ansiedad, acoger en nuestro ‘nido’ a un cachorro recién llegado tal cual lo haría su madre y hermanos en la camada será preventivo de posteriores problemas de ansiedad, estrés y miedo.

Algunas precauciones a tener en cuenta son las siguientes:

  • Recordad que las caricias y comunicación generan oxitocina en caso de que haya una buena relación afiliativa por lo que ambas deben de ir de la mano. (2019) The Role of Oxytocin in the Dog–Owner Relationship
  • Hay perros a los que no les gusta la manipulación,… obsérvale y acaríciale donde a él más le guste evitando aquellos lugares donde se sienta incómodo.

 

Vida Pla

Educadora canina en experienciacanina.com

 

REFERENCIAS

 

MarinaLópez-ArjonaSandra V.Mateo et altres. (2021). Changes in salivary oxytocin after stroking in dogs: Validation of two assays for its assessment. Interdisciplinary Laboratory of Clinical Analysis of the University of Murcia (Interlab-UMU), Regional Campus of International Excellence 'Campus Mare Nostrum', University of Murcia, Campus de Espinardo s/n, 30100 Espinardo, Murcia, Spain

Sarah Marshall-Pescini, Franka S. Schaebs,Alina Gaugg et altres. (2019) The Role of Oxytocin in the Dog–Owner Relationship.Domestication Lab, Konrad Lorenz Institute of Ethology, University of Veterinary Medicine, Savoyenstraße 1a, A-1160 Vienna, Austria.

X. Palacios-Espinosa, A. M. Gómez-Carvajal1, J. S. Botero-Meneses y L. Palacios-Sánchez. (2018). Oxytocin and chronic pain in humans. RESED. Revista de la Sociedad Española del Dolor.

Teresa RomeroMiho NagasawaKazutaka MogiShow et altres. (2014). Oxytocin promotes social bonding in dogs. Proceedings of the National Academy of Sciences 111

Teresa RomeroAkigusu KonnoMiho NagasawaToshikazu Hasegawa. 2018. Oxytocin modulates responses to inequity in dogs. Physiology & Behavior 201

Marina López-Arjona, Sandra V. Mateo, José J. Cerón, Silvia Martínez-Subiela. (2021) .Changes in salivary oxytocin after stroking in dogs: Validation of two assays for its assessment. Interdisciplinary Laboratory of Clinical Analysis of the University of Murcia (Interlab-UMU), Regional Campus of International Excellence ’Campus Mare Nostrum’,University of Murcia, Campus de Espinardo s/n, 30100 Espinardo, Murcia, Spain

Miranda García, L. J. Santín Núñez . Comunicación neuronal: transmisión sináptica, neurotransmisores y señalización entre neuronas. Editorial Médica Panaméricana S.A.

Facebook Google LinkedIn Twitter

Diseño y desarrollo por: Vida Pla
Patrocinada por: Aitana Multimedia, S.L.
Twitter Facebook Youtube
info@experienciacanina.com