1 de Noviembre de 2017

Juegos de olfato

Los perros cuentan con aproximadamente 300 millones de receptores olfativos (50 veces más que el ser humano) por lo que su hocico y su olfato son el principal sentido por el que nuestro perro percibe su entorno y este perdura durante toda la vida del perro. Parece sensato pensar que no dejar utilizar el olfato a un perro es como ‘bloquear’ su principal vía de comunicación y que esto pueda ocasionar problemas de distinta importancia en el mismo. 

¿POR QUÉ PRACTICAR JUEGOS DE OLFATO CON NUESTRO PERRO?

Practicar juegos de olfato, salvo que alguno de ellos esté contraindicado por algún motivo para un determinado perro, siempre tiene múltiples beneficios para todos ellos. A continuación, os muestro algunos beneficios:

  1. Trabajar el olfato de tu perro te ayudará a construir un buen vínculo con él y a mantenerle sano y feliz, al mismo tiempo que es una forma sencilla de pasar el tiempo juntos.
  2. Estos juegos ayudarán a tu mascota a relajarse, evitando el estrés y la ansiedad. No son juegos tan estresantes como los juegos físicos.
  3. Con ellos, estás planteando nuevos retos a tu perro de forma que tengan que focalizarse en el olfato. Además se cansan ‘mentalmente’ y causan satisfacción en la obtención del premio por un trabajo realizado.
  4. Aunque son beneficiosos para cualquier tipo de perro, son muy recomendables para perros que presentan determinados problemas de conducta como por ejemplo, miedos, reactividad, ansiedad…
  5. Los juegos de olfato también nos pueden servir para estimular a perros que vivan en un ambiente pobre o que se sientan apáticos.
  6. Obligan a tu perro a usar la nariz, por lo que además mejorará su comunicación con el mundo exterior, incluidos sus congéneres.
  7. Todos los perros disfrutan con este tipo de juegos.

 

JUEGOS QUE TE PROPONEMOS

 

1. BUSCA PREMIOS ESCONDIDOS

Esconde premios por diferentes lugares de tu casa, éstos pueden ser comida apetecible o juegos, aunque en las etapas de inicio del juego es preferible usar comida. Nosotros usamos taquitos pequeños de pavo y queso.

Si el perro se está iniciando en este juego, tendremos que plantear ejercicios sencillos al principio para que pueda entender las reglas del juego.

En primer lugar, escondemos los premios por la casa o jardín (él no debe de estar presente). A continuación, le ponemos en el lugar donde los hemos escondidos y le decimos el comando ‘Busca’. No se debe de abusar de este comando, solo lo decimos una primera vez y luego, si le vemos perdido podemos animarle con ‘venga chico, que hay ahí?’… siempre sin agobiar con los mensajes y que sea él quien tenga que pensar que debe de hacer. Cuando encuentra el premio, le confirmamos con un ‘Muy bien’.

‘Le digo a mi perro busca y no Busca… ¿Qué hago?’; esto puede ser consecuencia de que tu perro todavía no sepa lo que tiene que buscar o que el premio no es demasiado apetitoso para él. Recuerda que para que busque, tiene que estar motivado y para ello el premio debe de tener valor para él. Debes empezar con ejercicios sencillos, para ello puedes esconder primero el premio delante de él, decirle busca y decir ‘Muy bien’ cuando encuentre. Poco a poco se lo vas poniendo más difícil.

Cuando el perro ya sabe en qué consiste el juego puedes ir añadiendo complicaciones… poner los premios en altura, en un cajón (puedes enseñarle a que marque el cajón con la nariz o una pata), dentro de una caja, bajo un cojín…

Puedes usar este juego también para trabajar miedos, por ejemplo la oscuridad. Si tu perro tiene miedo a la oscuridad… puedes proponerle este juego disminuyendo la luz progresivamente de la estancia de forma que el nivel ‘pro’ para tu perro será con las luces apagadas.

 

2. LA SIEMBRA DE PREMIOS

Este juego ayuda a relajarse a tu perro al mismo tiempo que se encuentra en un entorno natural utilizando su olfato. Consiste en ‘sembrar’ o esparcir pequeños trozos de premios apetitosos por un terreno natural y exterior de forma que los premios queden camuflados en el suelo (entre hojas, piedras…).

Este juego está indicado para perros que sufren de ansiedad o estrés pues les relaja mucho y les ayuda a focalizarse en el olfato. También puede servir como terapia para realizar una desensibilización sistemática en el tratamiento de un perro con problemas de reactividad ante otros perros.. siempre en estos casos con supervisión de un profesional.

‘No quiero que mi perro coja cosas del suelo.. si no luego se lo come todo y puede ser peligroso’

Es totalmente comprensible, por lo que para evitar esto tenemos un truco. Solo realizaremos este juego previa ‘rutina de partida’ o condicionante, por ejemplo:

  1. Le haremos sentarse
  2. Le pondremos una prenda que solo usará en este ejercicio, por ejemplo, un determinado arnés o un pañuelo atado al cuello. Esta será la marca que conectará al perro con el juego y solo lo llevará cuando se le permita jugar a este juego.
  3. Le diremos la palabra ‘Busca’ para que pueda empezar.

De este modo, no permitiremos al perro coger comida del suelo a menos que realicemos esta rutina previa. Así diferenciamos los escenarios y el perro aprende cuando puede hacerlo y cuando no.

 

3. ¿EN QUÉ MANO ESTÁ?

Cogeremos un trocito de comida y lo esconderemos (con las manos en nuestra espalda) en una de nuestras manos. Se las mostramos al perro para que encuentre donde está. Esperaremos a que realice alguna señal de marca (por ejemplo, marca con el hocico, con una pata…) y;

  • en caso de ser la mano correcta le diremos ‘Muy bien’ y entregaremos el premio.
  • En caso de ser la mano incorrecta, abriremos la mano y le diremos ‘no no’ suave, simplemente informativo… para invitar a que intente de nuevo.

Este juego, además de estimular su olfato también hace trabajar su mente ya que el perro tiene que pensar, que es lo que tiene que hacer para conseguir el premio.

Un vez el perro ya sabe jugar contigo solo, puedes ir añadiendo dificultad añadiendo manos. Pide a amigos o familiares que te ayuden, os ponéis en círculo y solo uno de vosotros tendrá el premio en una mano. Le mostráis todos los puños, a su altura, al perro que se situará en el centro y os sorprenderéis de como va marcando puños para poder encontrar su premio. Recuerda premiar con ‘Muy bien’ si acierta o decirle ‘no no’ al mismo tiempo que cierras el puño de nuevo para invitarle a que siga intentándolo.

 

4. MANTRAILING o BÚSQUEDA DE PERSONAS POR OLOR DE REFERENCIA

Puedes leer en qué consiste en este artículo que ya hemos escrito. LEER

 

5. DETECCCION DE SUSTANCIAS

Se trata de un juego mediante el cual enseñamos a discriminar determinadas sustancias olorosas a nuestro perro, es decir, conseguirá el premio solo si detecta la sustancia para la cual le estamos entrenando.

El proceso de entrenamiento es algo laborioso, aunque sencillo, por lo que en breve escribiremos un artículo sobre el mismo ampliando más información.

 

TIPS O ERRORES FRECUENTES

Os indico a continuación algunas consideraciones a tener en cuenta antes de realizar estos juegos para que podáis hacerlo de forma saludable. 

  1. En caso de utilizar comida en el suelo, puedes utilizar una rutina de partida (explicada en el juego 2) para condicionar al perro a que solo coja comida del suelo cuando esta rutina exista, evitando así que pueda coger comida del sueño bajo cualquier circunstancia.
  2. Cuando des el comando ‘Busca’ hazlo solo una vez y en el inicio del juego. Si ves que tienes que ayudarle motivando puedes decir otras frases como ‘venga, chico’, ‘¿Dónde está?’… pero no abuses de ellas puedes transmitir ansiedad por el juego. Deja que piense tu perro y te sorprenderás de lo que es capaz de hacer. Si no busca, es posible que hayas ido muy rápido y tengas que bajar el nivel del juego pues puede que no sepa lo que tiene que hacer.
  3. Recuerda utilizar premios ‘apetecibles’. Cuando mayor valor tenga el premio para el perro, mejor será la búsqueda y el interés por encontrarlo.
  4. Realiza sesiones cortas. Recuerda que un ejercicio de olfato puede llegar a agotar a un perro, por lo que es preferible practicar a menudo pero realizando sesiones cortas en tiempo e incluso que se quede con ganas de seguir jugando.
  5. No corras y ve despacio. Siempre empieza por un nivel de juego muy sencillo y cuando éste lo domine, puedes ir añadiendo dificultades. Si te pasas de dificultad, y no sabe resolver, corres el riesgo de que tu perro se frustre y pierda el interés por jugar en las próximas sesiones.

 

Aquí os dejamos un ejemplo: 

  

Vida Pla
Adiestradora e Instructora canina en Experiencanina.com

Facebook Google LinkedIn Twitter

Diseño y desarrollo por: Vida Pla
Patrocinada por: Aitana Multimedia, S.L.
Twitter Facebook Youtube
info@experienciacanina.com