22 de Julio de 2018

El venteo en los perros de búsqueda

Es fascinante observar a un perro de venteo mientras escanea toda una zona. El movimiento de su cabeza y orientación de trufa en busca del cono de olor nos acerca a entender el nivel de experiencia que tienen y que jamás podremos llegar a comprender.  Vida Pla (Experienciacanina.com)

 

RASTREO VERSUS VENTEO

Existen dos disciplinas distintas empleadas en la búsqueda de personas desaparecidas: el venteo y el rastreo.

Los perros de rastreo son aquellos que buscan a la persona siguiendo el rastro de la misma desde un inicio hasta otro punto. Para ello, necesitan salir desde un punto de partida por donde pasó la persona a buscar, así como una prenda (no contaminada con otros olores humanos) que huela a la persona perdida. Esta técnica suele utilizarse para encontrar personas perdidas de las que tenemos una referencia de paso en el momento en que se perdió.

Po otro lado, los perros de venteo buscan personas oliendo las particulas olorosas que deja la persona en suspensión en el ambiente y siguiente los conos de olor (lo detallamos más adelante), sin buscar una persona en concreto, es decir, buscan personas en una determinada área. A su vez, estos perros pueden estar especializados en:

  • Búsqueda en derrumbes y estructuras colapsadas
  • Búsqueda en avalanchas de nieve
  • Búsqueda en grandes áreas

Es por esto que normalmente los perros de rastreo suelen llevar la nariz pegada al suelo y los de venteo levantada para conseguir el cono de olor. Esto es por norma general, pero un perro de rastro puede ventear en un determinado momento (en determinadas disciplinas) y un perro de venteo podría rastrear también en un determinado momento de la búsqueda.

(Imagen: Bigotes en ejercicio de venteo, gira la cabeza en búsqueda del cono de olor)

(Imagen: Lennon en ejercicio de mantrailing)

EL CONO DE OLOR

Todas las personas dejamos un ‘cono de olor’ que es fuertemente dependiente de la dirección e intensidad del viento. Se llama ‘cono de olor’ a las partículas de olor que desprenden nuestro cuerpo que forman un cono en funciona de la dirección del viento, más cerrado o abierto en función también de la intensidad del mismo.  Nuestro cono de olor, por tanto, tendrá su vértice en nosotros y seguirá la dirección del viento. El diámetro del mismo será mayor cuanto menor sea la intensidad del viento y mayor la distancia a la víctima (menos concentrado) y menor a mayor intensidad del viento y menor distancia a la víctima (más concentrado).

Atendiendo a este concepto, para hacer gradual en dificultad los ejercicios con nuestros perros en venteo, siempre empezaremos con distancias cortas y en contra del viento, de manera que el perro haga la búsqueda con la mayor intensidad de olor posible para que pueda entrenar de forma progresiva y entender las reglas del juego paso a paso. No podemos enseñar a un perro a buscar a una persona a 500m si no es capaz de ‘ventear’ a 20m y para enseñarle, debe poder captar el cono de olor con su mayor intensidad.

Poco a poco, iremos introduciendo dificultades a la búsqueda entre las que se encuentran, realizar búsquedas empezando con el viento a favor o perpendicular.

EL VÍNCULO

El trabajo de búsquedas de personas es un trabajo en equipo guía-perro. Es por ello, que ambos deberán de entenderse perfectamente y tener una comunicación y clara. Tanto el perro deberá de estar pendiente de lo que su guía quiera indicarle en un momento dado de la búsqueda (por ejemplo, direccionando la búsqueda del mismo) como el guía debe de leer y observar el comportamiento del perro para tener información acerca de su motivación, si tiene el cono de olor, si lo sigue buscando, su agotamiento…

(Imagen: Bigotes esperando inicio de ejercicio)

 

LA MOTIVACIÓN Y LA RECOMPENSA

Aunque perseguir un olor es algo que todos los perros llevan innato desde pequeños (todos los perros en menor o mayor tienen instinto de caza), no será tarea fácil enseñar a los perros a canalizar ese instinto para que encuentren lo que nosotros queremos, personas en posición anómala.

Es por ello, que se trata de un ejercicio que requiere de alta motivación del perro, pues requiere de concentración, olfato e intensidad en la búsqueda (ser capaces de estar durante determinado tiempo buscando) así como el entrenamiento ante la frustración del perro en caso de no poder encontrar a la víctima.

Utilizaremos reforzadores de gran valor para mantener esa motivación conforme aumenta la dificultad del ejercicio. Los reforzadores pueden ser cualquier de los 3 siguientes o combinación de ambos según la preferencia de cada individuo:

  • Juego
  • Comida
  • Reconocimiento

Nosotros utilizamos comida y parte de reconocimiento. Recomendamos siempre utilizar reforzadores que no utilicemos en otras actividades quizá de menor esfuerzo. Nosotros en concreto utilizamos hígados de pollo o salmón (solo para esto). Esto hace tener especial motivación por encontrar a la víctima.

(Imagen: Los premios los guardaremos en tuppers herméticos. Nosotros los tenemos ya disponibles de forma individual para no perder tiempo en los entrenamientos.)

FASES DE LA BÚSQUEDA

Conviene recalcar que no servirá de nada entrenar a un perro de venteo sin antes haber creado un buen vínculo con su guía. Por lo que éste será un paso previo necesario a las siguientes fases:

  1. Guía a la vista
  2. Figurante a la vista
  3. Guía oculto
  4. Figurante oculto
  5. Introducción de dificultades y distracciones

Estas son fases genéricas, no obstante, dependiendo del perro con el que estemos trabajando necesitaremos más entrenamiento en alguna fase o menos o incluso obviarla.

Si por ejemplo, tenemos un perrito miedoso, la primera fase será imprescindible para enseñarle las bases del juego pues tendrá que encontrarnos a nosotros y para figurantes, tendremos que emplear una persona que tenga el suficiente vínculo con él para que quiera ir al encuentro del mismo.

Primero será el guía quien, con ayuda de alguien, se esconderá para que su perro le encuentre. Primero a vista, es decir, el perro ve donde te encuentra. Esta fase no se alargará demasiado pues queremos que el perro se acostumbre a buscar con la nariz y no con la vista, pero es una fase previa necesaria para que el perro entienda que es lo que esperamos de él.

En una segunda fase será el figurante quien se esconderá y el guía quien guíe al perro en la búsqueda.

A medida que avanzamos en ejercicios podemos introducir distintas dificultades en los ejercicios:

  • Ampliar distancias
  • Hacer búsquedas en sitios oscuros
  • Búsquedas en posiciones anómalas (subterráneas, encima de un árbol…)
  • Introducir nuevos tipos de figurantes, niños, ancianos, personas de color…
  • Introducir distracciones (personas andando por el entorno, ruidos…)

Como en cualquier proceso de entrenamiento las distintas fases deben de distar poco en dificultad y solo pasar a la fase N si tenemos superada la fase N-1. A veces, con envalentonamos y nos pasamos de nivel en el ejercicio y acabamos el mismo con perro frustrado por no haberlo sabido resolver. Es por esto, que mejor ir despacio si no queremos tener que dar pasos hacia atrás. Los perros aprenden muy rápido, tanto lo que queremos que aprendan, como lo que no.

(Imagen: Bigotes venteando en rutina de partida)

GRANDES ÁREAS

Hacemos búsquedas en grandes áreas cuando una persona se pierde en áreas extensas de monte o vegetación, a veces, de difícil acceso, puede ser este el caso de un montañero perdido en la montaña. Normalmente no tendremos una pista de la que partir y será el perro el que busque, guiado por su guía, en una determinada extensión de terreno siguiendo los conos de olor de personas (víctimas) que están escondidas (desaparecidas) en posiciones anómalas.

Debido a que este trabajo se realiza en grandes extensiones de terreno, se le debe de enseñar al perro:

  • Cuartear (dividir) el terreno, para buscar en determinadas áreas de terreno de forma ordenada
  • Obedecer al direccionamiento del guía. Puede interesarnos que nuestro perro búsqueda en la dirección que nosotros le decimos, bien porque tengamos una pista, bien porque queremos descartar una zona o bien porque queremos tomar una determinada dirección del viento para ayudarle.
  • Seguir un cono de olor a grandes distancias. Será un trabajo fundamental del guía buscar el sitio adecuado para iniciar la búsqueda para favorecer al perro según la dirección del viento.
  • Condicionar al perro al olor humano, esto lo conseguiremos mediante en entrenamiento progresivo con los distintos ejercicios.

ESTRUCTURAS COLAPSADAS

Aquí se trabaja la búsqueda de personas en estructuras colapsadas o derrumbes, como por ejemplo, el resultado de un terremoto donde las víctimas quedan sepultadas debajo de los escombros. Aquí el perro hace uso del olfato, detectando las partículas que desprenden los cuerpos y son trasladadas mediante pequeñas brisas.

Requiere de un entrenamiento específico y está reservado para unidades caninas operativas debido a la experiencia que requiere y riesgo que conlleva moverse en estos terrenos tanto para el guía como para el perro.

NO HAY MOTIVACIÓN SIN DIVERSIÓN

 

(Imagen: Bigotes en ejercicio de grandes áreas con nieve. Aprovechamos cualquier circunstancia para entrenar)

Nota al lector:

Este artículo no pretende ser un manual para el entrenamiento de un perro de venteo, si no, una introducción a esta disciplina así como la introducción de los conceptos más importantes de la misma.

Aquí se explican los aspectos más importantes desde un punto de vista de práctica de la disciplina deportiva (no operativa).

Durante el entrenamiento, nos van surgiendo distintos problemas derivados de cada individuo, de nuestras malas costumbres, etc… y es importante que un profesional pueda guiarte ante estas adversidades.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Qué es el mantrailing?

Aquí un video de nuestros ejercicios con nuestros compañeros de Quedadas Perrunas para que puedas ver resumenes de distintos ejercicios de venteo y rastreo (mantrailing).

 

Vida Pla

Educadora, Adiestradora e Instructora Canina en Experienciacanina.com
info@experienciacanina.com 

Facebook Google LinkedIn Twitter

Diseño y desarrollo por: Vida Pla
Patrocinada por: Aitana Multimedia, S.L.
Twitter Facebook Youtube
info@experienciacanina.com